Trabajo a distancia: una gran alternativa laboral

27 May

Sabemos la falta de oportunidades que sufrimos las personas con discapacidad (PcD) en esta sociedad. Según una nota publicada en Teletrabajo (portal de trabajos a distancia) por Cristian Salazar, profesor de la Universidad Austral de Chile, tenemos seis veces menos posibilidades de encontrar trabajo que alguien sin discapacidad, lo que se debería principalmente a carencias de conocimiento.

También hay poca voluntad por parte de los responsables de los puestos de trabajo al ver que hay algunas complicaciones. Piensan que es mejor elegir a otro postulante y así “me evito un cachito”.

Todavía más, existen muchas dudas respecto a las personas con discapacidad: ¿qué necesitarán? ¿Tendré que invertir más? ¿Se enfermará más seguido? Y en vez de preguntar, se evitan el problema como quien esconde la basura bajo la alfombra.

Por otra parte, estamos conscientes de que no todas las empresas pueden hacer gastos/inversiones en su infraestructura para poder integrar a una PcD, gastos como construir rampas y adaptar los baños y estacionamientos, entre otros.

Es por esto que creo que el teletrabajo (que es una modalidad de trabajo realizado a distancia gracias a la utilización de las tecnologías de la comunicación) podría ayudar a que más PcD seamos parte de la fuerza laboral de este país. Ojo que este tema no sólo es una “buena obra” de inclusión a las PcD para mejorar la imagen, sino que además puede traer beneficios económicos medibles para la empresa. Por ejemplo: reducir los costos fijos como la mantención de las oficinas, electricidad, calefacción y agua, sin nombrar que reduce el ausentismo laboral.

La sociedad también se ve beneficiada, ya que son menos las personas que necesitan trasladarse a diario a sus puestos de trabajo, lo que ayuda a bajar la congestión de las calles y el transporte público.

También se podría tender a descentralizar el país, porque la persona no tendrá que salir de su casa para realizar el trabajo (mientras cuente con acceso a la tecnología necesaria para ejercer sus labores).

Y obviamente la PcD es la más beneficiada ya que recibe una remuneración, aumenta su valorización como persona, experimenta una reducción del estrés laboral y baja los tiempos de traslado, que es un problemas en todas las grandes urbes.

Algo que tampoco podemos obviar es que la discapacidad es un factor de pobreza, lo que por consecuencia impide el acceso a la tecnología a las PcD. Por ello las autoridades deben desarrollar programas para alfabetizar digitalmente a la población con discapacidad para que podamos tener una base de conocimiento que “empareje” las competencias laborales.

No obstante, existe un argumento en contra. Se puede decir que el teletrabajo aumenta la aislación de las PcD, que es lo contrario de lo que la inclusión busca: salir de la casa y compartir con otras personas.

El Primer Estudio Nacional de Discapacidad en Informes Regionales del año 2004 afirma que un 70,8% de las PcD no tenemos trabajo remunerado, por lo que hay que usar este tipo de oportunidades que la tecnología nos brinda. Y, honestamente, ¿quién no quisiera ahorrarse las dos horas de traslado a su lugar de trabajo?

La tecnología es una gran herramienta a la cual hay que sacar el mayor provecho posible y es un medio para hacer una sociedad más inclusiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: